Un poco de Historia

banner1

Un poco de Historia:

EL LIBRO

La comunicación del hombre comenzó a desarrollarse desde los primeros tiempos a partir de formas gestuales y formas orales. Ante la necesidad de conservar en la memoria todo tipo de información, se fueron generando diferentes fórmulas lingüísticas, rituales, musicales, pictóricas, etc. y métodos nemotécnicos (cuerdas de colores, nudos, muescas en palos, tejidos bordados, etc.), que se fueron transmitiendo de generación en generación

El origen de la escritura podemos vincularlo al cambio que supuso el paso de las sociedades cazadoras-recolectoras a las sociedades agricultoras y ganaderas.

Actualmente, se cree que el primer sistema alfabético fue desarrollado hacia el 2000 a. C. por poblaciones semíticas de la zona central de Egipto y que, despues, se difundió hacia el norte durante más de cinco siglos, siendo luego desarrollado y utilizado por los fenicios, que lo propagaron por todo el Mediterráneo.

Para hacer frente al reto de preservar y transmitir la cultura, la humanidad ha tenido que encontrar la manera de garantizar la conservación del soporte material y la integridad de los contenidos.

En lo que se refiere a los materiales propiamente utilizados para la escritura, en un primer momento predominó la piedra, la corteza de árboles y las hojas de plantas, el hueso y las conchas, entre otros; posteriormente, tablillas de arcilla, pieles, telas, papiro, pergamino, seda, papel y, finalmente, materiales plásticos. El libro, es sin duda un logro único, una herramienta definitiva que ha permitido la conservación y la difusión de los avances de la humanidad.

La palabra libro derivada del latín liber, libri (membrana, corteza secundaria de los árboles), en el Diccionario de la R.A.E como: “conjunto de muchas hojas de papel u otro material semejante que, encuadernadas, forman un volumen”. Una definición más acorde con los últimos avances tecnológicos (e-books, audiolibros, etc.) debe referirse a un soporte relativamente permanente, multiplicable, y constituido por una o varias partes iguales, en las cuales se dispone del texto de un documento o una obra en su totalidad o parcialmente.

tablilla2Se escribía por las dos caras sobre la arcilla húmeda y blanda, al principio con una caña afilada y más tarde con un estilete de madera o metal a modo de punzón, luego se dejaba secar al sol o en un horno.La forma de libro más antigua que se conoce son las tablillas, consistentes en pequeñas placas de arcilla, madera, marfil, diferentes metales u otros materiales que servían de soporte a la escritura.

Las primeras acumulaciones de estas tablillas dieron lugar a las bibliotecas más antiguas.

La cultura egipcia fue seguramente la primera en utilizar tintas y un soporte, el papiro, La planta de la que se obtenía el papiro (Cyperus papyrus) era una planta acuática muy abundante en todo el territorio egipcio. El tallo de esta planta se cortaba en tiras finas que se disponían en capas que se iban superponiendo, se secaban al sol y se pulían hasta formar una especie de tejido. Después se pegaban en  largas fajas con las que se formaban los rollos o volúmenes. El papiro fue el material primitivo más empleado en el espacio y en el tiempo

Todos estos papiros se conservaban en vasijas de barro, cajas de madera, estuches de cuero, etc. o simplemente se acumulaban en archivos o bibliotecas situados en templos o palacios.En principio se escribía por una sola cara y para leerlo era preciso desenrollarlo, de modo que fuera descubriéndose sucesivamente el texto escrito.

pergamino4En el ámbito griego el material utilizado era el pergamino, fabricado a partir de pieles curtidas de animales, las cuales eran más resistentes y fáciles de obtener que el

El contenido se diversifica, ya no sólo incluye textos burocráticos, sino también obras filosóficas, literarias, etc., además, las obras dejan de ser anónimas y se reconoce la figura del autor.papiro. Pérgamo era un importante centro de su producción, de ahí el origen de su nombre.

Las fluidas relaciones comerciales entre Roma y los egipcios aseguraron la provisión de papiro en el mundo romano, aunque también se usaron otros materiales como las tablillas de madera, principalmente para anotaciones y para la enseñanza.

Con el tiempo fue aumentando la proporción de papiro y pergamino, hasta que terminaron por confeccionarse casi exclusivamente en estos materiales. Luego, las hojas aparecían dobladas y agrupadas en forma cuadrada o rectangular, se cosían y al conjunto de ellas se añadían dos tapas de madera que se ataban con correas y servían de protección, en forma lenta, el rollo de papiro fue cayendo en desuso hasta que desaparece a comienzos del siglo V d. C.

En la Edad Media, la Iglesia fue la institución que desempeñó el papel predominante en cuanto a transmisión y conservación de la cultura. Los monasterios fueron los auténticos centros culturales donde se promovía la lectura, la copia y conservación de manuscritos. La copia era dirigida por el magíster, se copiaba la parte del texto convenida y se dejaban en blanco los espacios destinados a la iluminación (iniciales, títulos, orlas, viñetas, etc.). Los miniaturistas trazaban las figuras e ilustraciones y los iluminadores daban el color y, puesto que eran imágenes explicativas, la “luz” al texto.

En los siglos XI y XII el crecimiento económico en toda Europa, permitió una mayor demanda de libros se fue haciendo cada vez mayor para el desempeño de diferentes funciones (burocráticas, notariales, comerciales, pedagógicas, etc.), comenzó a crecer su comercialización y a ser objeto de préstamo o alquiler.Las encuadernaciones, más o menos lujosas, consistían en un conjunto de cuadernos o pliegos que eran cosidos y después cubiertos por un cuero grueso o unas tapas de madera, que podían incluir telas e incrustaciones de piedras preciosas, orfebrería en oro y plata, marfil y otros elementos decorativos. A medida que avanzaba la Edad Media se perfeccionó la caligrafía, las ilustraciones y los motivos ornamentales.

Dos hechos fundamentales para el libro tienen lugar a partir estos siglos: la introducción en Europa del papel y las primeras universidades.

papel6El papel fue inventado en el norte de China entorno al 150 a.C. y, aunque las mejores fibras para su fabricación eran el cáñamo y el algodón, los chinos acabaron utilizando principalmente el bambú, la morera, el yute, el lino y los tallos de arroz.

El libro impreso constituye un paso más en la historia de la forma del libro. Los libros8primeros libros salidos de la imprenta en el siglo XV, realizados con papel impreso. También debe tenerse en cuenta que antes de utilizarse la impresión con tipos móviles, se realizaron otros libros mediante la técnica xilográfica de origen chino. La xilografía consiste en imprimir con una plancha de madera en la que previamente se ha tallado la imagen deseada con un buril o una gubia. Una vez entintada, se aplica sobre ella el papel mediante una prensa plana (tórculo) y se obtiene así la impresión del relieve.Inicialmente, el nuevo soporte fue acogido con recelo, pero al perfeccionarse su fabricación y obtenerse mejores acabados, sus ventajas sobre los otros materiales: era más resistente que el papiro y mucho más barato y rápido de fabricar que el pergamino. De modo que su uso se generalizó a partir del siglo XV, sustituyendo definitivamente los otros dos soportes.

En cuanto al libro xilográfico, también llamado libro bloque o libro tabelario, el más antiguo conocido se realizó en China y data del año 868.

Sin embargo, se considera que la imprenta moderna se creó aproximadamente en el año 1440 en Estrasburgo por Johannes Gensfleich Gutenberg, a partir de la adaptación de una prensa y utilizando tipos móviles de plomo. Los tipos móviles o letras sueltas constituían las imágenes a imprimir, se combinaban para formar palabras y podían reutilizarse para componer otros textos.

A los libros impresos, entre la fecha de aparición de la imprenta y el año 1500, se les denomina incunables (del latín incunabula, en la cuna) en alusión al reciente nacimiento de la imprenta.En el año 1452 Gutenberg, contando aún con el apoyo financiero de Johann Fust, comienza a componer la Biblia de 42 líneas, también llamada Biblia latina o Biblia de Gutenberg, que es la única obra que se le puede atribuir con seguridad.

Las características que distinguen a la mayor parte de los incunables son las siguientes: están realizados en gran formato, el papel es grueso y con imperfecciones, no llevan pie de imprenta, carecen de portada, no tienen letras capitales, les faltan las divisiones del texto, están foliados pero no paginados, no tienen signos de puntuación y presentan un uso exagerado de abreviaturas. En cuanto a las temática tratadas en estos libros, la mayoría eran de tipo litúrgico y eclesiástico (misales, breviarios, diurnales).

En el libro de los tres siglos siguientes a la invención de la imprenta apenas se producen cambios técnicos significativos.

Inicialmente, hasta mediados del siglo XVI, el libro impreso convivió con el manuscrito y se observa cierta continuidad con el siglo anterior; no obstante, las obras fueron adquiriendo características que las iban diferenciando de los incunables: los formatos más pequeños, la encuadernación y decoración renacentistas, el mayor uso de la portada, la preferencia por la letra romana en vez de la gótica y el empleo de la calcografía en lugar de la xilografía en las ilustraciones. En el siglo XVIII, tuvo lugar un amplio resurgimiento del arte tipográfico y una mayor preocupación por la calidad del libro. Las ilustraciones, que se hacían en la técnica del grabado en metal y del grabado al aguafuerte, predominaban claramente sobre el texto.

Escribano5El primer libro considerado un best-seller aparece en 1532, es el Orlando furioso de Ludovico Ariosto, el libro más vendido de la época junto con los escritos de Erasmo y Lutero. En España cabe destacar la edición de 1605 del Quijote de Cervantes, impresa en Madrid, en los talleres de Juan de la Cuesta. En cuanto a las enciclopedias, las más vastas obras del periodo, destacan la Cyclopaedia de Chambers (1728) y la Encyclopédie de Diderot y D’Alembert (1751-1765).

Los siguientes adelantos técnicos, fue la aplicación combinada de herramientas informáticas y telemáticas.Los siglos XIX y XX, como consecuencia directa de la revolución industrial, el libro alcanzo un desarrollo desconocido hasta entonces. Los avances técnicos y su aplicación a los procesos productivos cambiaron por sistemas mecanizados más rápidos y efectivos. Por otro lado, el libro dejó de ser patrimonio de minorías privilegiadas ya desde comienzos del siglo XIX y fue llegando a todos los sectores de la población en el siglo XX, gracias a la generalización de la educación y al auge del periodismo, que fomentó enormemente el interés por la lectura. Entre los avances técnicos que consolidaron la mecanización de la imprenta en el siglo XIX podemos destacar: la utilización de la pasta de papel y la fabricación de la hoja de papel continuo, los nuevos procedimientos de composición mecánica de textos, las nuevas prensas (prensa de vapor y prensa rotativa) y las técnicas de ilustración. En el siglo XX todos estos descubrimientos fueron tomando nuevas formas cada vez más perfeccionadas que permitieron aumentar el ritmo de producción y abaratar los costes. Las máquinas impresoras y encuadernadoras se fueron automatizando gracias a la tecnología informática.

La impresión digital parece el siguiente paso lógico en esta evolución; no obstante, la producción mediante esta técnica es normalmente baja y se utiliza en tiradas pequeñas, constituye la llamada “impresión bajo demanda”. Otro fenómeno de este periodo es la comercialización masiva del libro y los cambios que tuvieron lugar en la empresa editorial.

Para atender a la gran demanda de libros, aparecieron importantes editoriales que impulsaron nuevas vías y modernos métodos de comercialización y distribución de los libros. Algunos de estos métodos son los clubes del libro, la venta por correo y el libro de bolsillo.ebook9

En el siglo XXI se desarrolla ampliamente una nueva forma de libro, el libro digital o electrónico, también llamado e-book. Este término, en la práctica, resulta bastante ambiguo, pues suele utilizarse igualmente para referirse a un texto informatizado o al dispositivo electrónico destinado a la lectura de obras digitalizadas. Este último, está adquiriendo un aspecto en sus últimos diseños que lo acercan cada vez más a la forma del libro tradicional, combinando así algunas ventajas del libro impreso (versatilidad, ligereza, comodidad lectora, etc).

________________________________________________

Bibliografía Consultada:
*Argentina ministerio de educación. Efemerides culturales Argentinas. La revolución del libro. http://www2.me.gov.ar/efeme/15dejunio/historia.html. Consultada: 03 de junio de 2017
*La fabrica del libro. Una breve historia del libro. http://lafabricadelibros.com/pdf/Historia.pdf. Consultada: 03 de junio de 2017
* Novelle, Laura. ( Abril 10, 2013). Historia del Libro (I): Las bibliotecas en la Antigüedad.. Biblogtecarios    http://www.biblogtecarios.es. Consultada: 03 de junio de 2017.
*Imágenes: google.com.ar (selección varias)