Historia

Un 17 de Agosto – corría el año 1945 – se fundaba en la ciudad de Santa Fe, la Asociación Femenina de Profesionales.

Un pequeño grupo de mujeres, dignamente lideradas por la Sra. Sara Faisal hacía realidad un sueño e inauguraba una esperanza.

Pioneras – sin dudas – sentaron presencia en aquel controvertido y emblemático año del medio siglo y no hubo para ellas Jericó que las arredrara.

El fervor en el emprendimiento, les sobró y se les sumó… porque con fervor, ese que nace de la convicción, de la solidaridad y del esfuerzo, enfrentaron todos los obstáculos sin esquivar desafío alguno.

Jóvenes profesionales miraron de frente lo por venir, lo imaginaron promisoriamente posible y apostaron comprometiéndose con él… No supieron, desde entonces, de claudicaciones y jamás traicionaron sus ideales.

Han pasado 50 años… El tiempo y los hechos de esta historia – por lo fecundo – no se registra ni se salva con palabras desnudas ni con fechas… Porque siempre quedará lo más propio por contarse…

Quedarán en silencio las gestas interiores, aquellas de los triunfos sin estridencias ni festejos, porque, quijotesca al fin, desde hace medio siglo, la Asociación Femenina de Profesionales no ha sabido de descansos ni de relevos.

Cada uno de sus logros lleva la marca del esfuerzo sustentado en una fe inquebrantable y en una vocación y voluntad de servicio que hasta hoy se mantiene inalterable.

Logros que también llevan marcados los apoyos de muchos y la compañía de todos los que creyeron y quisieron a la Asociación desde sus comienzos.

Si nada ha sido fácil, verdad es que nada se ha hecho en soledad y, por lo mismo, la esperanza original siempre tuvo alimento, sostén, perduración…

Desde hace 50 años todas las mujeres han apostado a la siembra, antes que a la cosecha. Dios ha bendecido la tierra y por eso en nuestros silos vemos fructificados los granos que mantienen firme el sueño y la esperanza para enfrentar desafíos nuevos.

—-Y así como el “ayer es todavía”, ” este hoy que será mañana” nos convoca a seguir sembrando… el surco sigue abierto… seguimos esparciendo las semillas…