Educación en tiempo de Pandemia

El Centro Investigación Formación Asesoramiento (CIFA) «Dra. Sara Faisal», junto al Observatorio DEMOS presentan el informe final del Trabajo de Investigación Educación en tiempo de Pandemia.

Informe Educación en Tiempos de Pandemia.pdf

 

  1. Objetivos del estudio

El presente Informe es resultado de un trabajo articulado entre el Observatorio DEMOS, el Centro de Investigación, Formación y Asesoramiento Dra. Sara Faisal y el Instituto Superior Nº 9105 Sara Faisal. La investigación realizada, de carácter exploratorio, tuvo un doble propósito:

  1. por un lado, conocer de qué forma los directivos/as de establecimientos educativos de la ciudad de Santa Fe están llevando adelante su rol docente, de gestión y social, en el marco de las medidas de aislamiento dispuestas por el Gobierno Nacional;
  2. por otro, servir de insumo a una propuesta de Formación a Directivos/as para fortalecer los procesos de gestión directiva en tiempos de pandemia, atendiendo a los aspectos organizacionales, pedagógicos, sociocomunitarios, administrativos, comunicaciones y personales, y que pueda asimismo servir para proyectar nuevos escenarios en lo educativo una vez superada la crisis sanitaria y social

Se entrevistó un total de 17 directivos/as, en su mayoría de establecimientos secundarios, de diferentes barrios de la ciudad de Santa Fe: San Lorenzo (2), Yapeyú, Guadalupe Oeste (2), Centenario, Sur (2), San Agustín, Centro (4), Acería, Loyola Sur, Guadalupe, Candioti Norte.

Mapa Nº 1. Barrios de la Ciudad de Santa Fe

Fuente: www.santafeciudad.gov.ar

  1. Caracterización general de las instituciones relevadas

 Los establecimientos educativos relevados son heterogéneos en múltiples aspectos: en su matrícula (el número de estudiantes de las instituciones se encuentra en un rango que va entre 100 y 1.100); en la cantidad de docentes (desde 19 a 200), si bien en todos los casos la participación del personal docente femenino es mayoritaria (a excepción de un caso en el que docentes varones y mujeres son iguales en número); así como también hay fuertes disparidades en relación al contexto social y económico en que las mismas se desenvuelven. Todo ello condiciona las tareas y desafíos a los que deben hacer frente directivos/as en su rol de gestión.

 

  1. Colaboración del Estado en sus distintos niveles y OSC

La colaboración recibida por diferentes niveles del Estado ha sido evaluada, salvo algunas excepciones como insuficiente o nula. No obstante ello, uno de cada tres directores/as han valorado positivamente los cuadernillos que han llegado desde Nación y Provincia, y que tienen como destino los y las estudiantes que no poseen acceso a la educación virtual. En este punto es remarcable el rol de docentes y personal directivo, puesto que son ellos/as sobre quienes recae muchas veces la tarea de acercar este material al alumnado.

Gráfico Nº 1. Colaboración Estado Nacional. % sobre respuestas obtenidas

Gráfico Nº 2. Colaboración Estado Provincial. % sobre respuestas obtenidas

 

Gráfico Nº 3. Colaboración Estado Municipal. % sobre respuestas obtenidas

Gráfico Nº 4. Colaboración Organizaciones de la Sociedad Civil. % sobre respuestas obtenidas

  1. Acciones llevadas adelante en el marco de las medidas de aislamiento
  1. Acciones orientadas a la contención y trabajo colaborativo junto a docentes

Una de las preguntas que nos interesaba realizar a los/as directores/as de distintas instituciones educativas apuntaba a conocer cuáles han sido las acciones más relevantes que han tomado en clave organizativa para continuar con su rol en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio. Esta pregunta estaba orientada particularmente a conocer las acciones que les han propuesto a los y las docentes de la institución. En este sentido, y consideramos que es propio de la situación que está atravesando el sistema educativo en todos sus niveles y a lo largo y ancho de la ciudad y de la provincia en general, la totalidad de los entrevistados/as ha priorizado acciones orientadas a lo comunicacional buscando alternativas para no perder el contacto con las y los docentes. La comunicación a través de medios digitales es clave para organizarse pero también como soporte en el seguimiento y acompañamiento a docentes, estudiantes y familias.

La segunda acción mencionada por todos y todas está definitivamente abocado a lo pedagógico- didáctico. Aquí es donde se observan estrategias que van desde el rediseño de la currícula priorizando contenidos significativos y elementales, horarios, formas de contacto, criterios pedagógicos, seguimiento de las trayectorias. Efectivamente el contexto de la pandemia requirió de una flexibilidad en relación a la organización, las formas, los medios, las acciones pedagógicas para abordar situaciones particulares, etc.

La tercer acción más compartida por los/las directivos es el relevamiento de información acerca de las condiciones de acceso a internet de la comunidad educativa para implementar la educación a distancia virtual y la evaluación de posibles estrategias y alternativas.

La cuarta acción mayormente compartida es la necesidad e importancia del trabajo colaborativo entre todos/as los/las docentes y autoridades y un fortalecimiento del trabajo por áreas con distintas modalidades de intercambio y colectivización.

En relación a este último punto, el trabajo colaborativo entre facilitadores, preceptores, docentes y directivos ha cobrado fuerza a lo largo de la pandemia y tiene el objetivo de poder mantener un contacto fluido y avanzar con claridad en abordar las múltiples situaciones que se presentan. Las instituciones educativas están llevando adelante diversas estrategias de contención que respecto a docentes -siempre dentro del marco de la virtualidad-, dentro de las cuales se destacan: reuniones a través de diversas plataformas virtuales, mails, grupos de whatsapp, llamadas telefónicas y capacitaciones. Lo evidente aquí es que cada institución buscó diversos mecanismos y medios para acompañar a docentes y preceptores/as dentro de los márgenes, alcances y límites que veían como posibles. La heterogeneidad en ello, muestra al mismo tiempo la diversidad de situaciones que atraviesan las instituciones al interior de ellas como también la que se produce entre las instituciones educativas. Las escuelas ubicadas en las zonas norte y oeste de la ciudad son aquellas que han expresado mayores dificultades y, al mismo tiempo, una mayor flexibilidad puesto que los mecanismos virtuales y acceso o no a los recursos digitales son también factores de complejidad emergentes al estar desigualmente distribuidos en la sociedad.

En definitiva, las diversas situaciones socioeconómicas, de acceso a los bienes digitales y virtuales, atraviesan a todo el sistema educativo desde dentro. La pandemia sin dudas es un acelerador y profundizador de las desigualdades y en este contexto dificultoso es de destacar todo el esfuerzo y trabajo colaborativo y solidario de quienes forman parte de cada institución educativa y que todas valoran como positivo.

  1. Acciones orientadas a estudiantes

La multiplicidad de estrategias de contención para con los docentes, también se aplica para con los/las estudiantes. Aquí nuevamente las diferentes realidades sociales, económicas y culturales que atraviesa a cada institución llevaron a los directivos a implementar diversas estrategias. Al menos el 80% de los entrevistados/as ha manifestado una preocupación por la desmotivación y angustia que atraviesan los/las estudiantes y sus familias frente a la pandemia. También el resultado de las respuestas analizadas, expresó la necesidad de pensar estrategias que estén en consonancia con esa realidad específica con el fin de evitar la deserción. Dentro de las estrategias se destacan: el uso de diversas redes sociales, mails, específicamente el 80% hacen uso de los grupos de WhatsApp; llamadas telefónicas; al mismo tiempo que se manifiestan estrategias de contención social como son las copas de leche que se están llevando adelante con instituciones barriales.

Las estrategias de contención pasan fundamentalmente por el fortalecimiento de la comunicación, el diálogo, el trabajo colaborativo que es de destacar. Sin embargo, hay un trabajo muy solitario de cada institución a la hora de pensar estrategias y mecanismos de contención ante la angustia, el mayor trabajo no solo en carga horaria sino también en readaptar toda una forma de enseñar y aprender que genera ansiedad e incertidumbre tanto en autoridades, docentes y estudiantes.

  1. Rol sociocomunitario de las instituciones educativas

Por otra parte, las instituciones educativas cumplen no sólo un rol pedagógico en los procesos de enseñanza y aprendizaje sino también un rol sociocomunitario. Las mismas, en tanto instituciones sociales, se hallan atravesadas por múltiples problemas sociales. En relación a ello, la mayoría de los/as encuestados/as ha manifestado -según un orden prioridad- que lo que más le preocupa es el acceso a una alimentación saludable y nutritiva de los y las estudiantes. Si bien se están garantizando los bolsones de alimentos, algunos/as han expresado que ello puede no ser suficiente. En segundo lugar, y en función a la información relevada, aparecen dos preocupaciones: las situaciones de violencia familiar, acoso y/o de género, por un lado, y el acceso a los dispositivos tecnológicos. Ambas problemáticas vienen a radicalizarse con la pandemia, sobre todo aquellas vinculadas a la violencia familiar, de género y acoso. Por otro lado, el acceso a la salud forma parte de la tercera prioridad que los/las directores/as han expresado y, esto se halla en estrecha relación con la pandemia a nivel mundial que ha puesto en jaque a la mayor parte de los sistemas de salud del mundo. Por último, la situación habitacional de la comunidad educativa y la inseguridad han sido las problemáticas menos pronunciadas por las instituciones educativas.

Frente a estos problemas sociales y a los desafíos que la pandemia ha planteado en los procesos de enseñanza, hay una labor a destacar por parte de la mayoría de las instituciones educativas que se refiere al intento de promover valores y herramientas para afrontar el aislamiento social, preventivo y obligatorio entre los y las estudiantes. En este sentido, más allá de la enseñanza de los contenidos básicos estipulados en la currícula, el 88,8% de los/las directivos/as han manifestado la importancia de ofrecer contenidos a los/las estudiantes que tengan como objetivo ayudarlos/las a sobrellevar el aislamiento promoviendo valores y actividades destinadas a toda la familia. Para ellos, este tipo de contenidos facilitan la convivencia, promueven la solidaridad y fortalecen la formación ciudadana. Muchas instituciones están llevando adelante actividades de esparcimiento y recreativas, ofrecen talleres, promueven las lecturas en familia, de higiene y cuidado de la salud, entre otras.

Por último, prácticamente la totalidad de las instituciones educativas han expresado que la pandemia les ha llevado a generar y/o a profundizar acciones innovadoras, en propuestas y formas de trabajo. Además, valoran positivamente este desafío a pesar de lo complejo y dificultoso del momento que estamos atravesando como sociedad. Se rescata como positivo el mayor contacto con las familias y una fuerte solidaridad y unidad entre quienes integran cada comunidad educativa. Asimismo, valoran el aprendizaje constante, acelerado pero no por ello menos dificultoso en el uso de las nuevas tecnologías para todos y todas. Para algunas instituciones se trata de un fortalecimiento de acciones que ya venían implementado pero que sin dudas la pandemia aceleró y obligó a consolidar.

  1. Comunicación con estudiantes y docentes

Siendo la comunicación virtual la forma predominante -no la única- de contactarse con los y las docentes en este contexto de pandemia, hemos indagado sobre los distintos medios y dispositivos utilizados para tal fin por parte de los/las directivos de las instituciones educativas. No hay un único medio que utilicen, sino varios en simultáneo dependiendo de la información que se pretenda transmitir. De este modo, la totalidad de los/as encuestados/as utilizan la aplicación de mensajería WhatsApp en sus instituciones para poder estar en permanente contacto con los y las docentes. En segundo lugar aparecen las aplicaciones para realizar videollamadas, teleconferencias, etc. El tercer puesto en cuanto a utilización, lo ocupan los correos electrónicos y las plataformas virtuales. Por último, aproximadamente uno de cada cuatro entrevistados/as han manifestado utilizar otras formas de contactarse como ser: redes de instituciones territoriales,  sitios de google, mensajes de textos, etc. Cabe destacar que en la mayoría de los casos analizados el contacto entre directivos/as y docentes se realiza más de una vez por semana.

En relación a los medios utilizados para contactarse entre la institución y los/las estudiantes con el fin de continuar el vínculo educativo, el medio más utilizado es whatsApp. En segundo término se ubica el correo electrónico y las llamadas telefónicas. Luego sobresale el uso de plataformas virtuales; por último, uno de cada tres han expresado el uso de otras formas de contactarse con los/las estudiantes, dentro de ellas: entrega domiciliarias o por retiro en la institución de los cuadernillos en formato papel, redes de estudiantes o contacto directo con las familias para que puedan recibir la asistencia alimentaria. Independientemente del uso de la aplicación WhatsApp, las instituciones han recurrido a todas las formas de comunicación virtual que están a su alcance para no perder el contacto ni cortar el vínculo educativo con los y las estudiantes. Esta mayor flexibilidad se explica también a partir de los procesos de adaptación del sistema educativo en un contexto excepcional donde cada institución ha analizado las posibilidades y límites reales que le impone la realidad que vive cada una de ellas.

Frente a la pandemia, es necesario pensar y reflexionar sobre qué pasa con todas aquellas familias y estudiantes que no poseen los recursos y medios necesarios para poder conectarse de forma virtual. Estos casos son la mayoría de nuestros niños, niñas y adolescentes. Ante ello, las instituciones educativas resolvieron realizar la entrega del material de estudio en  formato papel. En algunas instituciones estos cuadernillos han sido de confección personalizada a cargo de los y las docentes y en otros casos se ha procedido a la utilización del material que llegó del Ministerio de Educación de la Nación y/o de la Provincia. La distribución de los cuadernillos se han realizado previa evaluación de cada institución sobre cuál sería la mejor estrategia. Por ello, en algunos casos se ha contado con la colaboración de personal policial,  trabajadores/as sociales, delegados de curso, preceptores, entre otros/as actores/as que entregaron el material en los domicilios particulares. También hubo instituciones que han optado por coordinar la entrega del material junto con la distribución del bolsón correspondiente a la alimentación.

A pesar de los constantes esfuerzos por parte de toda la comunidad educativa por sostener el vínculo educativo con los y las estudiantes, en algunos casos la relación se cortó y ello abre la posibilidad a que se eleven los índices de deserción en todo el sistema educativo. Dos de cada tres establecimientos han perdido vínculo con alguna parte del estudiantado, en proporciones variables que van desde el 1% al 50% del estudiantado.

  1. Conclusiones

Sin lugar a dudas la pandemia abrió desafíos muy complejos a los sistemas educativos y a las formas en las que se vive, produce y reproduce la sociedad. Para comprender este fenómeno y todo lo que él desate, es necesario tener una mirada multidimensional, transversal, amplia y flexible a lo largo del tiempo y el espacio. No sólo se trata de sobrellevar el momento o de “gobernar la emergencia” coyuntural sino también de mirar hacia el futuro puesto que no son pocos los problemas que se avecinan en términos económicos, sociales, políticos y culturales. La pandemia mundial producida por el covid-19 está mostrando con fuerza las múltiples desigualdades sociales existentes y las está radicalizando. No todos ni todas acceden a la salud, ni a una alimentación nutritiva, ni a una vivienda. Todo indica que los altos índices de desempleo y pobreza que se están elevando al ritmo de la parálisis de la economía mundial, regional, nacional y provincial; va a requerir de un fuerte compromiso social.

Las instituciones educativas, en tanto instituciones sociales y toda la comunidad juegan un rol central en este complejo momento. De aquí también el intento por parte de las tres instituciones que llevaron adelante el relevamiento observatorio para conocer cómo se sienten los y las directores/as en este momento. Las palabras incertidumbre, preocupación por el presente y futuro, cansancio, angustia, malestar, estrés, inseguridad, sobrecarga aparecen en cada respuesta. Pero, por otro lado, el trabajo en equipo que facilitan y fortalecen día a día las instituciones educativas, también dejó entrever la importancia de los vínculos, de la empatía, de la solidaridad, del trabajo colectivo, del compromiso social. Las personas, en términos individuales, están haciendo frente a este aislamiento con las herramientas y recursos que tiene a disposición y, muchas de ellas lo deben hacer desde los distintos roles que juegan en la sociedad ya sea en términos privados como públicos. El total de los entrevistados/as debe llevar adelante, además de sus funciones directivas en establecimientos escolares, tareas de cuidado y reproducción, volviéndose muy difícil la compatibilización entre ambas instancias.

La pandemia está siendo un punto de inflexión importante en el sistema educativo puesto que no sólo se trata de una nueva forma de trabajo, sino que implica repensar los vínculos sociales, las formas  de  relacionarlos  con  otros/as,  los  valores,  la  importancia  de  cuidar  al  otro/a  y comprenderlo/a, incluso repensar los contenidos socialmente significativos y socialmente productivos. La mayoría de los/ directores de las instituciones ha expresado la necesidad de un trabajo más fluido entre los distintos niveles del Estado para reducir las desigualdades sociales y garantizar el derecho a la educación, pero también a una vida digna.

A futuro, es relevante trabajar sobre aspectos relacionados a la salud, formación y valorización de la labor de los y las docentes y un retorno a la presencialidad que no sólo aliente al sostenimiento de la matrícula sino también a fortalecer los vínculos pedagógicos.