El juego le permite a los niños expresar sus sentimientos, necesidades y deseos, como así también descubrir su cuerpo, conocer a otras personas y relacionarse con estas, desarrollar el vocabulario e imitar roles de adultos.