Proyecto de teatro leído

El teatro leído es una actividad que consiste en la lectura oral e interpretativa, frente a un público, de una obra de teatro, de manera polifónica (cada lector encarna a un personaje) y con la participación de un/a narrador/a a cargo de las didascalias que este tipo de texto presenta.

En sí, no solo es un espacio de esparcimiento para el público asistente, sino que, para una institución educativa, es una herramienta didáctica que reúne varias competencias:

  • De lectura y comprensión: la obra debe ser leída y comprendida para poder ser expuesta;
  • Interpretativa: cada lector/a debe captar el sentido y el objetivo que tiene cada acto de habla del personaje a su cargo para poder encarnarlo y actuar mediante el solo uso de su expresión oral;
  • Literaria: el espectro de las obras seleccionadas recorre distintas especies literarias (dramas, tragedias, comedias, farsas, absurdos, grotescos, etc.);
  • Fonológica: la lectura oral requiere de elementos verbales y paralingüísticos que deben ser perfectamente captados por un/a oyente in situ, de allí que se requiere la ejercitación del volumen de voz, los tonos y la dicción clara;
  • Interdisciplinar: una obra de teatro integra contenidos de varias materias: el análisis literario (Lengua y Literatura), el de la condición humana (Filosofía), el de las conductas humanas (Psicología), el de las variables sociales (Sociología), el del contexto sociohistórico y sus acontecimientos, y del texto como documento de ello (Historia), el de lo trascendental (Cs. Sagradas y Filosofía), entre otros.

La participación, en la lectura, de alumnos, exalumnos, docentes actuales y eméritos, personal administrativo y de servicio integra institucionalmente a todos estos actores. Es una contribución al sentido de pertenencia a la escuela a través de una actividad didáctica.

El proceso de preparación de la obra consiste en una reunión semanal de dos horas de reloj, coordinada por el profesor a cargo, quien ya ha seleccionado a los lectores entre los inscriptos. Se comienza con la lectura comprensiva del texto y aclaraciones de dudas sobre su contenido. Luego se pasa a la lectura interpretativa y a los ensayos sobre esta, orientando y corrigiendo sobre las indicaciones del coordinador. Finalmente, se presenta la obra.

Este año, en el marco de las Jornadas de la Comunicación y de manera inaugural, se expuso la obra “Ha Llegado un Inspector”, de John B. Priestley, con la puesta en lectura a cargo de docentes: Lorena Fookes, Lara Lasave, Mariela De Arcangelo, Marcos Robledo, Mariano Bonin, Ignacio Pueyo y Ricardo Tonini; este último, como director de la puesta y coordinando también el taller.