Y el mundo se paralizó…y los docentes seguimos

”Compartiendo experiencias de enseñanza y aprendizaje en la virtualidad»

Y el mundo se paralizó…y los docentes seguimos

Y el mundo se vio paralizado. El espacio y el tiempo adquirieron cada vez más otra dimensión y los docentes siguieron sosteniendo su quehacer.

Pensamos,  cómo “seguir siendo profesoras” en este tiempo adverso, que nos invita a reflexionar acerca de nuestra tarea pedagógica. Una de las preguntas que nos planteamos ha sido ¿Cómo pensamos el profesorado  hoy?  Sabiendo que pasar de la presencialidad a la virtualidad no significa solo un cambio de formato sino que es mucho más que eso. Nos vimos desafiadas  ante una situación única e impensada,  que nos  enfrentaba a reinventar nuestro ser docente, a salir de nuestra zona de tranquilidad, repreguntándonos y cuestionándonos muchas de nuestras prácticas educativas.

Desde el espacio  curricular  de Problemáticas Contemporáneas de la Educación Inicial II, espacio curricular del tercer año del profesorado de Educación Inicial, nos dispusimos sostener el vínculo pedagógico llegando a las alumnas desde propuestas re-significadas y re-creadas, vimos   la necesidad de motivarlas y de despertar  en ellas el deseo de aprender,  de participar,  de generar construcciones colectivas de aprendizaje también en la virtualidad.

Una de las cuestiones  que se nos presentó (e interrogó) a la hora de “la clases on line”, era saber que las alumnas estaban allí, que nos escuchaban y nos veían,  pero nosotras no a ellas, porque apagaban sus cámaras (al parecer un fenómeno muy propio de la cultura adolecente).Les pedíamos que las enciendan, nos parecería que si no nos podíamos ver no tenía sentido el encuentro educativo. Porque el encuentro es eso, mirar -nos, ver los gestos y en función de eso ir “ajustando la propuesta pedagógica”. .

Desde esa perspectiva, en un encuentro sincrónico,  les hicimos la  siguiente propuesta:  las alumnas tenían que armar un mapa conceptual, a partir de un texto que habían leído previamente. Les  dimos 15 minutos para que lo hagan y les pedimos  durante la elaboración de esta actividad que apaguen sus cámaras. Pasado el tiempo previsto, las tenían que encender y volver a encontrarnos para socializar las producciones. La experiencia resultó fabulosa. Necesariamente para compartir lo realizado desde sus hogares, tenían que encender las cámaras y contarnos y al grupo cómo lo habían pensado y qué habían incorporado en el mismo.

La evaluación de las alumnas de esa dinámica fue altamente positiva, sintieron que realmente en la clase se logró un ida y vuelta, una retroalimentación, expresados en estos  decires  y  sentires…..:

“profes me encantó, una dinámica diferente…”

“profes muy buena la dinámica de trabajo. De una forma u otra las sentí más cerca!!!…”

“para mí son las clases más “presenciales”, las de esta materia…”

“estuvo buena la actividad porque nos pone presión para mantenernos al día con la lectura…”

Consideramos que hoy más que nunca se hace necesario pensar nuestro rol y el de las instituciones como un lugar de encuentro, de crecimiento, de armado de lazos, un lugar de escucha, de diálogo y acompañamiento, un “TRAMAR UN ENTRE”.

Profesora Mónica Domínguez

Profesora Leila Gutierrez

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.